Mobylette Rural 90

Este post es un minirelato para una especie de recopilación que ha hecho alguien con las motos como temática. Es personal, tiene sentido que lo ponga aquí también:

Mi moto

Mi moto fue una Mobylette Rural 90, lo que en Mallorca llamábamos un “motoret” (el término moto estaba reservado a las de cross o de 74 cc. para arriba). Mi padre compró el Mobylette para repartir las cartas en el pueblo. Era el cartero y Correos le subvencionaba una parte. Cuando mi padre pidió la excedencia el Mobylette fue para mi.

mobylette-rural-00090-p

Esa motito me hizo sentir la libertad por primera vez en mi vida. Desde entonces, cuando evoco el concepto de libertad me imagino adolescente bajando del Monte de Randa a todo lo que daba la Mobylette, gritando y con los brazos en alto.

Yo no se cómo es para los demás, pero para mi la moto era algo social. Siempre cabalgado flanqueado por mi amigo Mesquida y mi amigo Collet. Mesquida llevaba una Cady; Collet era el único que no había heredado: tenía una Derby Variant que era lo más a lo que se podía aspirar en un momento y un pueblo como aquel. Las Variant eran más rápidas (eras un nenaza si no le cambiabas el escape por el obligatorio Biturbo), pero las Mobylette eran más resistentes. La mía, en concreto, era indestructible.

Una noche íbamos en fila india, Mesquida delante, yo en medio y Collet detrás. A Mesquida se le paró la Cady y yo giré la cabeza para ver qué pasaba. No miré hacia adelante y me rocé con Collet que también se había parado. Resultado: me di un tortazo de esos que te ves a cámara lenta al engancharme con la Variant de Collet. Su pedal acabó torcido y mi rueda cuadrada, amén de un faro hecho trizas y algún desperfecto más que se pudo arreglar a martillazos.

A los cinco minutos, pasadas las risas y con la sangre ya fría me di cuenta de que tenía un montón de asfalto incrustado en la mano, la camisa rota y rasguños por todo el cuerpo. Para que no se enterase mi padre hicimos una cura casera: agua oxigenada y venda en la mano. Eso no solo no curó sino que se me infectó y estuve yendo al hospital a que me hicieran curas durante un mes.

Ahora cada vez que me miro las cicatrices me acuerdo de esa Mobylette, pero no con resentimiento, sino con mucho cariño, nostaligia y una sonrisa de oreja a oreja.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 Responses to Mobylette Rural 90

  1. isa dice:

    esas son las que triunfan all over Marruecos!!

  2. JOSE dice:

    Tengo un vespa SL del 80 totalmente restaurada por mi, integra con mis manos, motor, chapa, pintura, etc….. Acabo de adquirir una Mobylette rural 90 identica a la de la foto, unicamente cambia el ahdesivo del deposito, el resto clavado. esta gastada pero entera y no le falta ni una sola arandela. Aunque de pintura esta bastante bienpero esta al caer la restauración integra, incluido un 65 ó 74, “por lo menos que pete”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s