Bye bye 2008 y gracias por todo

A mi, que me trae sin cuidado la crisis, me parece que el 2008 ha sido un año muy intenso, cargado de vivencias y con un final feliz. Estas son las cosas más importantes de mi año:

Mi relación con E terminó a principios de verano tras muchos años juntos. Eso, que a priori puede parecer triste, ha acabado siendo positivo. E y yo nos llevamos muy bien y estoy muy contento de que sea así. Satisfecho y sorprendido de lo bien que lo estamos haciendo todo. Nos vemos a menudo, cuidamos juntos de nuestro hijo y creo que ambos respetamos los caminos que cada uno ha decidido seguir. No puede ser de otra forma si hay amor, aunque sea de otro tipo. Creo que ahora los dos somos más felices. Ella empezando a construir algo nuevo y yo tanteando caminos, en “versión Extreme-Cañada” como dijo un amigo mío el otro día.

También estoy muy contento por cómo van las cosas con mi hijo. El está cada vez más guapo y más espabilado. Cuanto más inteligente y cariñoso se vuelve más me entra la tontería esa de padre orgulloso. Ser padre soltero en semanas alternas no se me está dando nada mal. Me aporta mucho equilibrio y me gusta cada vez más. Mis semanas con el pequeño terminan con alivio pero a los dos o tres días de no estar con el ya le echo muchísimo de menos. Ahora, en Japón, no hay día que no saque el iphone para ver fotos suyas. Yo creo que él es feliz y que vivir en dos casas no le está sentando nada mal. Ojalá siga igual de bien.

En lo profesional, que para mi también es importante, he pasado de ser un freelance a tener un estudio con gente alucinante y proyectos fantásticos por delante. Somos pocos y muy buenos. Justo lo que yo quería. Estoy superorgulloso. Además he viajado y trabajado con alguna de las empresas más importantes del mundo. Creo que este año que viene vamos a tener logros asombrosos y no dudo de que son capaces de lo mejor. Ojalá sepa estar a la altura que merece el equipo para que estén satisfechos de trabajar conmigo. Lo mejor de todo es que me lo paso muy bien con ellos. Siempre he dicho que la felicidad laboral se mide por cómo te sientes cuando sales de trabajar y cómo te sientes los domingos por la noche. Yo encantado. Y eso se refleja en cada una de las cosas que hacemos en el trabajo.

Mi familia sigue yendo bien, que es mucho decir después de los vaivenes de los últimos años. Ahora parece que hay estabilidad en todos los frentes. Como dicen los ingleses: “no news, good news”.

En lo más personal ha sido un año de exploración. He salido mucho, he crapuleado y he cerrado varias ciudades europeas en muchas noches. Tambien he retomado relaciones de amistad que tenía un poco dejadas de lado y he conocido a gente nueva que poco a poco voy queriendo de uno u otro modo. Es una sensación bonita: tu círculo de amigos se convierte en 3 o 4 círculos distintos, cada uno con gente de un tipo y todos tienen en común que te inspiran cosas buenas. Mejor imposible.

Hoy he tirado monedas en el templo de Asakusa y he orado a los dioses como todos los japoneses, aprovechando que nadie conocido me veía. No digo lo que he pedido no sea que no se cumpla, pero yo lo veo muy factible si todo sigue como hasta ahora.

Feliz 2009.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s